Close

Por qué el Perú tiene el índice de rayos UV más alto del mundo

En los últimos 10 años no se había registrado un valor tan alto en el Perú durante enero.

Por Silvana Quiñónez

El Perú registró el último miércoles la radiación ultravioleta (UV) más alta en lo que va del 2024 con un valor de 18, considerado extremadamente alto y peligroso para la salud si no se toman las medidas de precaución adecuadas. Conoce en esta nota qué regiones presentan mayores índices de radiación solar y cómo protegerse.

Dicho valor fue reportado en Marcapomacocha, Junín. En los últimos 10 años no se había registrado un valor tan alto en el Perú durante enero. De acuerdo con el Senamhi, esto ha superado el promedio máximo de enero correspondiente al periodo 2014-2023, el cual fue 17.

Radiación solar extrema en Perú

En diálogo con la Agencia Andina, Orlando Ccora, especialista del Senamhi, explica que la radiación ultravioleta es un tipo de energía invisible que proviene del Sol y que se ha convertido en uno de los temas más investigados en los últimos años por sus graves efectos en la piel y los ojos de las personas, así como en el ecosistema marino y terrestre.

En el verano de 2016, el Perú registró una radiación ultravioleta de hasta 20 puntos, índices históricos si se tiene en cuenta que cualquier valor superior a 11 ya es extremo. Estos altos índices han posicionado al Perú como el país que recibe mayor radiación solar en todo el mundo, seguido de Bolivia, Chile y Argentina.

“Durante la temporada de verano, algunos lugares del país registran valores entre 18 y 21, incluso se puede llegar tranquilamente a 22 en el altiplano peruano-boliviano. En otros países esto es muy raro. Por ejemplo, en Europa un índice mayor que 11 sería catastrófico, esto más bien ocurren en la región tropical”, detalla.

Factores del alto índice UV

De acuerdo con el especialista, este año, debido al cambio climático que se está viviendo a nivel mundial, el Perú presenta bajas concentraciones de ozono, un gas que se encuentra en la alta atmósfera y que amortigua el paso de la radiación ultravioleta, lo cual incrementa los IUV por encima de lo normal.

“Estamos notando que hay masas de aire que no son comunes, ya prácticamente el viento tiene otra dirección, lo que permite limpiar el poco ozono que hay en nuestra región, dejando pasar más rápidamente la radiación UV”, señala.

“Esto es producto del cambio climático porque estamos emitiendo muchas sustancias que agotan la capa de ozono, como los químicos que se utilizan en la elaboración de espumas o equipos de limpieza, llamados clorofluorocarbonos (CFC), elementos que, cuando son mal aplicados, se emiten a la atmósfera, y cuando se elevan a mayor altura van destruyendo el ozono”.

Otro de los principales factores es la cercanía respecto a la línea del Ecuador, lo cual genera que en nuestro país tengamos valores “muy altos” y “extremadamente altos” casi todo el año.

“La radiación solar en la región tropical incide casi verticalmente; en cambio, en Europa o en las latitudes más altas, como Canadá, incide con un ángulo de inclinación, por lo que su intensidad es baja, llegando a valores de 9 o 10 como máximo, mientras que nosotros podemos tener 11 de IUV casi todo el año en la región andina”, subraya.

¿Qué regiones están más expuestas?

Aunque en todo el país se presentan altos niveles de radiación, el especialista del Senamhi resaltó que las regiones de la zona andina centro y sur son las más expuestas debido a su ubicación en la cordillera de los Andes y el clima seco.

“A medida que nos desplazamos de norte a sur por la cordillera de los Andes, la altitud se va incrementando y hay menos ozono. Por ejemplo, Puno -que está a más de 3.800 msnm.- tiene una mayor radiación ultravioleta que Cajamarca que está a más de 2100 msnm”, señala.

A pesar de estar en temporada de lluvias, las regiones del sur, como Cusco y Puno, presentan actualmente condiciones de cielo entre despejado y nublado, por lo que fácilmente podrían llegar en un futuro a valores de 20 y 21 de radiación UV, “muy por encima de la escala mundial”.

“Con mediciones de satélite ya se han encontrado hace varios años atrás valores de 22 y 23 en la parte más alta de Cusco y no se descarta que pueda volver a ocurrir. En esta región también se ha registrado el mayor índice UV (18) entre la primavera de 2023 y en lo que va de este verano”.

En el caso de la Selva, gracias a la alta humedad (sobre el 60%), se amortigua el paso de la radiación UV, que oscila entre los índices de 8 a 13, considerados muy alto y extremadamente alto, respectivamente.

Radiación solar en Lima Metropolitana

Ccora subraya que “no nos dejemos engañar”, pues si bien la costa central del país, con Lima a la cabeza, presenta cobertura nubosa en la mayor parte del año, la radiación UV traspasa ese colchón de nubes.

“En estos momentos en Lima Metropolitana estamos con 9, 10 u 11 de IUV como valores máximos; es menor comparado a la Sierra donde hay alrededor de 7 puntos más por el efecto de la altitud”, anota.

Debido a la diferencia de microclimas que tiene la capital, se prevé que, para febrero, los distritos de Lima norte (Ancón, Puente Piedra, Carabayllo, Los Olivos, Comas, entre otros) y Lima este (La Molina, Ate, Santa Anita, San Juan de Lurigancho, entre otros) alcancen un nivel 12 de IUV.

“Hasta podemos en algunos momentos tener picos de 13 IUV, lo cual no es normal; de ser así, estaremos alertando a toda la población para que tomen las precauciones del caso antes de salir de sus hogares, a fin de evitar algún tipo de quemadura solar en la piel o alguna aparición de cataratas en los ojos”, advierte.

¿Cómo protegernos?

Según el especialista, cuando el índice UV va de 1 a 2, es decir, un nivel bajo, no es necesario llevar protección. Pero a partir de 3 a 5, el riesgo es moderado, por lo que se recomienda usar ropa de manga larga y, en algunos momentos, el gorro de ala ancha y lentes con filtro UV.

Si la radiación ultravioleta es de 6 a 7 (alto) o de 8 a 10 (muy alto), es necesario el uso de sombrillas, protector solar, gorro y lentes para no dañarse la piel y los ojos. Además, se debe minimizar la exposición a Sol en horas de máxima radiación (de 10 a.m. a 4 p.m.)

Si una persona tiene piel sensible, siempre debe usar protector solar, en todo el año, a fin de evitar quemaduras en la piel, que a largo tiempo pueden llegar a ocasionar un eritema o cáncer de piel.

El especialista recuerda que la Ley N° 30102, que dispone medidas preventivas contra los efectos nocivos para la salud por la exposición prolongada a la radiación solar, obliga a todas las entidades, públicas y privadas, a dotar de bloqueadores y kit de protección a todo su personal que desarrolle actividades al aire libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comments
scroll to top