Close

Kotosh y el Templo de las Manos Cruzadas: un misterio andino por develar e investigar

Con un nuevo puente colgante y su centro de gravedad magnética, el turismo se reactiva

Por Julio Castillo Bellido

La Zona Arqueológica Monumental Kotosh (declarada como Patrimonio Cultural de la Nación), con un antigüedad de unos 4,000 años y considerado uno de los templos más antiguos del Perú, continúa en investigación permanente y dentro de poco se dará a conocer los resultados del trabajo de los arqueólogos en el sector VI, donde estaban las ocupaciones domésticas, donde vivían los antiguos peruanos.

Kotosh, ubicado a unos 4 kilómetros de la ciudad de Huánuco, capital de la región del mismo nombre, fue construido a orillas del río Higueras (afluente del río Huallaga) y cuenta con un hermoso puente de acceso peatonal, recientemente renovado, que no solo ha reactivado el turismo sino que es un orgullo para los huanuqueños.

“Tenemos muchos años todavía en lo que se refiere a trabajos de investigación y bastante por conocer de Kotosh en este inmenso montículo donde está ubicado el Templo de las Manos Cruzadas, es decir estamos hablando de más de la mitad de la Zona Monumental Arqueológica”.

Las declaraciones corresponden al arqueólogo Víctor Romero Sánchez, responsable de la Zona Monumental Arqueológica, dadas al equipo de la Agencia Andina y el Diario Oficial El Peruano, al momento de mostrar la inmensidad del complejo, las investigaciones realizadas y lo que aún falta por trabajar, que es mucho más de lo que se ha descubierto hasta ahora.

Parado frente al Templo de las Manos Cruzadas, Romero Sánchez señala, con la ayuda de su brazo derecho el cual extiende de un lado a otro, que las excavaciones realizadas en esa parte del montículo es casi menor a la zona que aún falta explorar y excavar.

“Todo esto parte de este inmenso montículo, estamos hablando prácticamente de más de la mitad de esta zona por descubrirse”, refiere antes de ingresar al Templo de las Manos Cruzadas.

Los inicios para los trabajos de investigación surgen en 1930 cuando uno de los alumnos (Javier Pulgar Vidal) del padre de la arqueología peruana, Julio C. Tello le lleva cerámica de esta zona. Luego, tras esas muestras se despierta el interés porque hay un tema relacionado con la cerámica Chavín, explica el arqueólogo.

Al morir Julio C. Tello decae el interés por las exploraciones hasta el año 1960. A partir de esa fecha se retoman las excavaciones, a cargo de un equipo de la Universidad de Tokio al mando del profesor Seiichi Izumiy el arqueólogo Toshinico Sono.

Fue un trabajo integral de amplias excavaciones y descubrieron los restos de una construcción de la época precerámica y lo que hoy se conoce en su mayoría como el templo de las Manos Cruzadas.

Kotosh está conformado por una serie de edificios construidos de rocas no muy grandes (piedra, canto rodado como la denominan), del río Higueras-, con barro, y sus estructuras son rectangulares y sobre plataformas rellenadas con tierra.

Al igual que otras construcciones similares, tienen la característica de construir y enterrar de otras culturas o civilizaciones,(Caral, Huánuco Pampa, inca)y Kotosh no es distinta. Así lo demuestra lo descubierto y lo que aún falta por descubrir, que es bastante tal como señalan tanto arqueólogos, orientadores e historiadores.

Tradición Mito

El arqueólogo Romero Sánchez afirma que Kotosh, de acuerdo a las investigaciones realizadas, es una de las evidencias más antiguas de construcciones dedicadas a la actividad ceremonial o religiosa en Perú.

La “Tradición Mito” está representada por dos elementos: el templo, y el fuego sagrado. Las características de los templos se caracterizan por ser pequeños cuartos de forma rectangular o cuadrangular como el caso del Templo de las Manos Cruzadas, y con un único acceso.

El piso está dividido en dos niveles, de estos templos, uno más bajo, y en el centro de este último, un pequeño pozo que sirve de fogón, el que es alimentado de aire fresco por un ducto que corre por debajo del piso hasta el exterior del cuarto.

En Kotosh se han encontrado tres templos: el Templo Blanco, el de las Manos Cruzadas y Los Nichitos. Están ubicados uno encima del otro tal como explica el arqueólogo al hacer un recorrido y mostrar cuánto se ha avanzado y cuánto aún falta por explorar que es inmensamente superior a lo trabajado hasta el momento.

Lo queda claro es que los templos no funcionaron al mismo tiempo porque estaban uno encima del otro, es decir enterraron los antiguos y construyeron otros encima.

Las Manos Cruzadas

El Templo de las Manos Cruzadas es el más famoso de los recintos de zona monumental y su antigüedad data de 1,800 a.C. (en total serían casi 4,000 años) y tiene una forma cuadrangular. Mide entre 9.5 de largo por 9.3 metros de ancho.

La llamaron Templo de las Manos Cruzadas, porque encontraron en la parte inferior, en una de sus paredes interiores, relieves de barro modelado en forma de antebrazos cruzados.

“Hoy en día lo que hay son réplicas fieles a las originales. De las originales solo existe una, la que estaba en mejor estado, está en el Museo de Antropología de Pueblo Libre, la otra no resistió. Son varios miles de años”, expresó el arqueólogo Víctor Romero.

La original volverá al recinto cuando estén dadas las condiciones, remarcó al explicar que a esos dos relieves descubiertos por el equipo japonés, se debe el nombre del templo.

En una de las réplicas, el antebrazo (que es la descripción más exacta de los relieves) del hombre cruza de derecha a izquierda el antebrazo de la mujer. Y en el otro el antebrazo de la mujer cruza de izquierda a derecha, el antebrazo del hombre.

“Esos dos relieves muestran el concepto de dualidad de la importancia de ambos y frente a los 4 elementos de la naturaleza: el fuego, el aire, la tierra y el agua”, estiman diversos investigadores.

Los muros del Templo de las Manos Cruzadas(perfectamente acondicionado con una pasadizo de madera para que los visitantes puedan apreciar y tomar fotos del interior), tienen una altura de 2.4 a 2.8 metros.

Dichos muros fueron enlucidos con una fina capa de barro color blanco-crema y engalanados con nichos y hornacinas grandes de forma trapezoidal, señala el arqueólogo mientras muestra el fogón que está en el centro del recinto.

Centro de gravedad

Visitar Kotosh es una experiencia maravillosa para todo aquél que llega a Huánuco porque es un punto obligado turístico que cuenta con una muy buena infraestructura y ahora con un puente de acceso peatonal completamente renovado y nadie deja pasar la oportunidad de tomarse una foto o un selfie con la plataforma colgante.

Pero también se puede vivir una experiencia que llama mucho la atención porque la rotonda donde se inicia el recorrido, es un centro acústico que cualquiera puede experimentar y quedar maravillado.

Consiste en ponerse en el centro de la rotonda y hablar , entonces la persona(de cualquier edad) escuchará su voz como un eco, como si estuviera en un sitio cerrado, un túnel o una cueva. Nadie más oirá el eco, solo la persona que está al centro.

Eso se debe a que en la rotonda es un centro magnético. Incluso la aguja imantada de una brújula no pueda encontrar fácilmente su Norte cuándo es colocada sobre el espacio y se va al sur, explica un orientador al señalar que todos los hacen el experimento salen asombrado del eco de su voz.

Museo

La Zona Arqueológica Monumental de Kotosh tiene un museo de sitio donde se exhiben réplicas de las vasijas de cerámica, una maqueta de la arquitectura de Kotosh y una recreación del Templo de las Manos Cruzadas, descubiertos por la misión japonesa entre los años 1906-1966.

Es bastante amigable y con abundante información que da un panorama integral de la zona monumental arqueológica a visitar.

Cómo llegar

Vía área son dos líneas y el vuelo demora unos 45 minutos. El aeropuerto Alférez FAP David Figueroa es bastante confortable. Del terminal aéreo al centro de la ciudad son unos 15 minutos en taxi y los precios son máximo unos 15 soles.

Vía terrestre el viaje demora unos 10 horas como máximo (de Lima a Huánuco son unos 400 km). El recorrido por la carretera Central es Lima– Matucana – San Mateo – Ticlio – La Oroya – Junín – Cerro de Paso – San Rafael – Ambo – Huánuco. Hay diversas empresas y son fáciles de ubicar internet. Los precios son desde los 60 soles.

Huánuco, “La Ciudad de los Caballeros de León” es una ciudad de clima templado y bastante agradable. Es una urbe con bastante actividad comercial que ha crecido en los últimos año. Cuenta con supermercados y su tradicional Mercado Modelo como toda gran ciudad.

También hay hoteles y restaurantes de diversas características y diversos precios. El transporte en la ciudad es en mototaxi, muy difícil los taxis y los autos hacen servicio de colectivo.

Atractivos y gastronomía

Entre los principales atractivos de Huánuco, donde uno de los principales es la Zona Monumental Arqueológica de Kotosh y su Templo de las Manos Cruzadas, son el Puente Huayopampa, la Plaza de Armas de Huánuco, el árbol del amor, el museo de ciencias de Huánuco, Puente Calicanto, La Casa de la Perricholi y sus templos encabezados por la Catedral.

La gastronomía de Huánuco también es muy tradicional y satisface a los paladares más exigentes. Entre los mejores platos están el picante de cuy , la pachamanca huanuqueña, el locro de gallina, el caldo Verde, el chicharrón con mote, las humitas de maíz, el picante de queso y los prestiños, este último un dulce a base de harina y huevo, que son tradicionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comments
scroll to top