Close

Felipe Esparza Pérez: Una mente creativa peruana en Harvard

El punto de partida de su travesía artística está marcado por la influencia de su madre, una mujer dedicada a las artes plásticas.

Por Valery Díaz Vásquez

Felipe Esparza Pérez dirigió la película “Cielo Abierto”, la misma que ganó dos premios en el 27° Festival de Cine de Lima 2023: Mejor película peruana y mejor ficción que promueve el trabajo decente otorgado por la Organización Internacional Del Trabajo y Cinetrab.

El punto de partida de su travesía artística está marcado por la influencia de su madre, una mujer dedicada a las artes plásticas, quien contribuyó a nutrir su pasión artística.

El camino que condujo a Felipe Esparza al cine se forjó a través de sus estudios en Comunicaciones. En esta senda, inició su andadura con la grabación, hasta que el destino lo llevó a cursar una maestría en el Centro de la Imagen en Lima, y otra en el prestigioso Le Fresnoy – Estudio Nacional de Artes Contemporáneas (Francia).

“La búsqueda de la esencia visual y la fusión entre arte y cine me han llevado a tierras lejanas”, señaló al evocar el impulso que lo llevó a alejarse de su querido Perú.

En nuestro país se desempeñó como diseñador gráfico y creador de páginas web. La oportunidad de dedicar tiempo a su pasión por las artes visuales y el cine, un horizonte menos accesible en Perú propició la exploración profesional fuera de nuestras fronteras.

Detrás del lente

“Me nutro de lo inesperado, permitiendo que el arte fluya en formas que desafían cualquier limitación impuesta”, resalta.

Su obra, destaca una perspectiva documental que engendra universos y representaciones de lo vivenciado en su peregrinaje por el Perú. La sacralidad, lo simbólico y el sincretismo religioso se despliegan como temas centrales, y la cercanía con aquellos que practican rituales o experiencias de fe es la esencia de su trabajo abstracto, una apertura a la experimentación con la imagen y el sonido.

Del mismo modo, afirma que la síntesis de las artes visuales y el cine le brinda la libertad de trascender los límites preconcebidos, liberándose de las ataduras de una definición convencional de película.

Todo esto, dice, se puede observar en su ópera prima “Cielo Abierto”, híbrido entre documental y ficción que presenta, en paralelo, los dos mundos en los que un padre y su hijo desarrollan, cada uno por separado, sus labores diarias: las canteras de sillar en las afueras de Arequipa, y la Iglesia de la Compañía en el centro de la ciudad.

Refiere también que sus creaciones, como documentales experimentales , se han apreciado en videoinstalaciones en escenarios como la Trienal de la Imagen en Guangzhou (China), la más importante y significativa para Esparza por su prolongada vigencia, ya que hasta el día de hoy se sigue exhibiendo.

También en el Museo de Arte Contemporáneo de Shangyuang (Pekín) y la Bienal Videobrasil en Sao Paulo, Rencontres Internationales Paris/Berlin – New Cinema and Contemporary Art, Los Ángeles Film Forum, FIVA Videoart Festival, Festival Internacional de Cine de Rotterdam, Curtocircuíto, Moscow IFF, Torino IFF, Beijing BIFF, entre otros.

Su paso por Harvard

En la actualidad, Felipe Esparza trabaja en el departamento de estudios audiovisuales de la reconocida Universidad de Harvard en Boston y como asistente de profesor.

Felipe también es becario en el Film Study Center de la Universidad de Harvard, un centro dedicado al estudio y la promoción del cine y las artes audiovisuales. Fue fundado en 1957 y allí se siente como pez en el agua.

Nos cuenta que si bien en el Film Study Center, los recursos aún son modestos, son suficientes para producir cortometrajes, instalaciones y proyectos audiovisuales.

“Nos juntamos con otros becarios para brindar ideas y direcciones para nuevas creaciones, la creación es fundamental”, manifiesta entusiasmado.

Nos comenta, también, que este espacio le brinda la oportunidad de continuar su propio camino artístico, y colaborar con la próxima generación de mentes creativas.

Seguir creando

En su horizonte, no se erigen planes a largo plazo; en su lugar, persiste una curiosidad insaciable por los temas que lo cautivan y la búsqueda de vías para financiarlos.

El carácter no comercial de su labor le genera un desafío adicional, pero no obstaculiza y detiene su ímpetu por el cine.

Actualmente, una instalación en proceso y el desarrollo de un largometraje en el norte del Perú, centrado en apariciones y asuntos religiosos, constituyen los pilares de su quehacer creativo en marcha.

Felipe Esparza Pérez se define en esencia como un artista multidisciplinario en constante evolución. Y promete seguir en una permanente creación, sin ataduras de por medio. Solo guiarse por su instinto creador, subraya a modo de despedida.

Más datos:

  • Buena parte de la infancia de Felipe Esparza se desarrolló en Arequipa, alrededor de las iglesias del centro y yendo a misa con su abuela y hermano.
  • Esta experiencia le sirvió de inspiración para escogerlo como locación principal de su ópera prima “Cielo abierto”.
  • Esparza considera que la selección de proyectos no es un acto premeditado, sino una danza de intuiciones ligadas a los lugares que lo envuelven: un proceso de descubrimiento enriquecedor, donde las ideas inesperadas encuentran su lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comments
scroll to top