Close

La crianza de la gallina influye en la calidad del huevo que se consume

Estudios encontraron diferencias entre los huevos de gallinas criadas libres y enjauladas.

El huevo es parte esencial de nuestra alimentación y gastronomía. Nos alegran el desayuno, complementan nuestro almuerzo y son el corazón de muchos postres, pero te has preguntado ¿en qué situación, contexto y espacio se encuentra la gallina que produce los huevos que consumes?

Así como la crianza de las vacas afecta sustancialmente la calidad, propiedades y sabor de la carne de res, lo mismo ocurre con la gallina y los huevos que pone. La calidad del huevo difiere según el tipo de crianza de la gallina que lo puso.

Existen estudios que apuntan a que los huevos de gallinas criadas libres, en comparación a las que viven enjauladas, tienen 1/3 menos de colesterol, 1/4 menos de grasas saturadas, aportan más vitamina A, dos veces más omega 3, el triple de vitamina E y 7 veces más betacaroteno, un importantísimo antioxidante y antinflamatorio.

Científicos de la facultad de medicina veterinaria de la Universidad de Ghent, Bélgica, han concluido que los sistemas de jaulas para gallinas son más propensos a infecciones de salmonella, en comparación a los sistemas libres de jaulas.

En el Perú, más de 29 millones de gallinas están confinadas en jaulas sin poder picotear, anidar y estirar sus alas.

Confinadas en espacios reducidos, estas gallinas sufren de problemas físicos y psicológicos, incluyendo fracturas óseas, atrofia muscular y altos niveles de estrés. Esto afecta su sistema inmunológico y son susceptibles a enfermedades, por lo que muchos productores suelen usar antibióticos de manera intensiva. El uso excesivo de estos medicamentos no solo afecta a las gallinas, también deja residuos en los huevos, comprometiendo la seguridad alimentaria de quienes los consumen.

Este método de producción no solo incumple con principios básicos de bienestar animal, sino que tiene implicaciones directas y severas en la calidad de los huevos y la salud pública.

“Los antibióticos y antiparasitarios que les dan a las gallinas para que sigan produciendo se trasladan parcialmente a los huevos que consumimos y ello, de alguna manera, podría afectar nuestra salud”, afirmó Manuel Bartra, representante de Asociación para el Rescate y Bienestar de los animales (ARBA).

El vocero de ARBA resaltó que es complejo cambiar los sistemas de producción de manera radical, pero que los consumidores tienen derecho a saber qué hay detrás de los alimentos que consumen, más si se trata de un alimento esencial en nuestra dieta como es el huevo.

Por ello, indicó que se ha presentado un proyecto de ley que permita a la ciudadanía saber si las gallinas que producen los huevos que nos alimentan son criadas en jaulas, criadas en galpones (en corrales o el piso) o criadas de libre pastoreo (también llamadas camperas).

“Es urgente que los consumidores exijamos nuestro derecho a estar informados, los esperamos”, concluyó Manuel Bartra, director Legal de ARBA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comments
scroll to top